El GP de China ha llegado dando que hablar, en especial durante la primera sesión de entrenamientos libres. Para empezar el momento de la foto que encabeza el post: Ferrari veía como el monoplaza de Fernando Alonso rompía el motor con apenas seis vueltas completadas.

 

Un buen varapalo para la Scuderia, que hasta que se mencionen oficialmente en teoría podrían ir contando ya con dos motores menos (Sepang y éste que se decía que era el utilizado en Bahréin). Si las pesquisas son correctas y no hay posibles reparaciones de por medio a Ferrari le quedarían 4 motores para toda la temporada. Para así evitar sanción reglamentaria en caso de necesitar alguno más nuevo y fuera de la cuenta de 8 por temporada. Una pena, pues parece que están mostrando una ganancia de rendimiento sobre todo en rectas.

Pero lo de Ferrari es una verdadera minucia comparado con lo ocurrido con Sebastien Buemi. El suizo ha comenzado la que quizás sea su temporada más negra en la Fórmula 1 e incluso se le ha escapado que está un tanto descolocado. Cosas de que tu nuevo compañero (Jaime Alguersuari) te esté dando un bañito detrás de otro. A Sebastien le tocó probar en la primera sesión de libres un nuevo diseño de suspensión delantera que Toro Rosso ha traído a China para su STR5. Un diseño que está siendo revisado y estudiado, pues es evidente que no ha funcionado muy bien, ya que ha sido el accidente y la imagen de toda la jornada.

Espectacular y escalofriante. Por fortuna no hay daños personales ni para pilotos ni para terceros, pero ver la secuencia en directo a las tantas de la madrugada os aseguro que espabila al momento al más pintado. Si durante la mañana surge algún algún vídeo actualizaremos el post para documentarlo mejor, aunque todo el que quiera en la repetición de los primeros libres en la web de La Sexta podrá verlo con facilidad, ya que sucedió justo en los últimos 5 minutos de sesión.