Unos 40 km al sur de Londres y en un agradable prado en medio del bosque se levanta el centro tecnológico de McLaren, la sede más moderna de la Fórmula 1.

"Hamilton y Button acostumbran a montar en bici por los campos de alrededor", dice Martin, el empleado que abre las puertas de Woking a 20 minutos. "Las fotos están prohibidas", añade. Por suerte, un fotógrafo de McLaren nos acompaña durante la visita para captar algunas imágenes.

Lo primero que sorprende en la entrada, además de la extrema limpieza, es la colección de coches históricos que proclamaron campeones a Senna, Fittipaldi o al propio Hamilton. Tras unos cristales vemos trabajar a los primeros técnicos, que moldean piezas de fibra de carbono.

En total tenemos 1.800 empleados en varios turnos"Están en una sala a una temperatura constante de 22 ºC. En total tenemos 1.800 empleados en varios turnos. La fábrica trabaja 365 días al año durante 24 horas", explica Martin, que nos muestra, orgulloso, un extintor plateado: "Es el único lugar del mundo donde no son rojos (color Ferrari)".

El túnel de viento, en un sótano, es la joya de la corona: "Primero se construyó el túnel y luego se hizo encima el edificio. Tiene unos cimientos de 12 metros de cemento para soportar sus vibraciones". El túnel se refrigera con agua del lago que rodea la sede, repleto de carpas: "Para que se coman las moscas".

Los enormes hornos (autoclaves) donde se cuece el carbono también impresionan por su magnitud. Más secreto es el simulador, que "no se puede enseñar a la prensa", donde Lewis conduce virtualmente el MP4-25, el gran enemigo del Ferrari de Alonso.

'Keep Walking Project'

20minutos viajó a la sede de McLaren en Woking de la mano de la campaña Keep Walking Project de Johnny Walker, patrocinador del equipo McLaren. Lewis Hamilton y Jenson Button son dos de los embajadores del proyecto.

Fuente: 20minutos.com