Sebastián Vettel se ha librado de fallos mecánico por primera vez esta temporada y ha ganado el GP de Malasia que ha dominado de cabo a rabo. De hecho, Red Bull ha capitalizado la prueba sin dificultad ya que el segundo lugar ha sido para el poleman Mark Webber. De La Rosa ni siquiera comenzó la carrera.

Nico Rosberg ha sido muy constante durante toda la prueba para hacerse con el tercer escalón del podio

Las condiciones en seco durante toda la prueba (y eso es noticia: el no ver un chaparrón en la prueba malaya) ha favorecido a Red Bull que no ha encontrado oposición alguna desde el mismo momento de la salida, donde en la primera curva, Vettel superaba a Webber para establecer el doblete vencedor. Esas mismas condiciones en seco han sido clave para que los McLaren y los Ferrari, que partían desde el fondo de la parrilla, fuesen avanzando puestos para acabar en los puntos, excepto Fernando Alonso que rompió el motor a una vuelta del final y no finalizó

Destacable también la cuarta posición de Robert Kubica que se colocó tras Rosberg al comienzo de la prueba y ha trabajado constantemente para lograr un cuarto puesto para un coche, el Renault R30, sobre el cual, en principio, nadie apostaba

También contaron los abandonos en la prueba. Pedro de la Rosa rompía el motor en la vuelta de preparrilla. Su compañero abandonaría en la octava vuelta. Timo Glock se retiraba en la cuarta. Michael Schumacher solo estuvo nueve giros en pista. Tonio Liuzzi tres más que el káiser. Petrov aguanto 32, Kovalainen, 46 y Fernando Alonso a solo una de finalizar. Las condiciones no respetaron a ningún fabricante en cuanto a la dureza

La prueba comenzó con una salida limpia donde Vettel ya superaba a Webber para instalarse en esa primera posición hasta el banderazo final. Por detrás eran los Williams los que perdían su ventja alarmantemente cayendo varios puestos atrás. Por su parte los Ferrari y los McLaren comenzaban a escalar posiciones con relativa facilidad