IsidreEsteve ComDakarEtapa8 21

Isidre Esteve ha vivido este lunes su día más complicado en la presente edición del Rally Dakar. El ilerdense del Repsol Rally Team ha encadenado diversos contratiempos a lo largo de la etapa 8 -el final de la maratón- y ha acabado cediendo casi una hora respecto al ganador.

Aún así, se mantiene 23º en la general, con opciones de escalar puestos en las próximas jornadas con su Toyota Hilux Overdrive con los mandos adaptados en el volante por Guidosimplex.

Después de pernoctar anoche en el vivac de Sakaka, Isidre Esteve y su copiloto Txema Villalobos afrontaban la segunda parte de la maratón con la intención de recuperar parte del terreno que sacrificaron para conservar la mecánica. Por delante, les aguardaba una especial muy rompedora, de 375 kilómetros en total que no ha salido según lo previsto.

"Hoy no era nuestro día… Hacia el kilómetro 60 nos hemos perdido en un ‘plateau’ de piedras y nos ha costado mucho encontrar un way point. Cuando lo hemos hecho, había mucho tráfico por delante y mucho polvo, por lo que he decidido salirme de la pista para ir más rápido. En un cambio de rasante había unas piedras y hemos pinchado por mi culpa. Más adelante, a 50 km de meta, hemos vuelto a pinchar… calculo que habremos perdido 20 minutos como mínimo", explicaba resignado Isidre Esteve.

Por fortuna, contaba con ruedas suficientes de recambio y ha podido continuar sin problemas, aunque al final el Repsol Rally Team ha llegado en 36º lugar tras invertir un tiempo de 3 horas, 56 minutos y 29 segundos, es decir, 59’33” más que el ganador del día, el qatarí de Toyota Nasser Al-Attiyah. En la general, Isidre Esteve pasa a ocupar la 23ª plaza, con un acumulado de 35h 43'19'', que tratará de mejorar en las próximas jornadas, camino de la meta de Jedah.

"Todo el mundo tiene un mal día en el Dakar y hoy nos ha tocado a nosotros. Pero, pese a todo, hemos pasado por todos los way points y mantenido la mecánica intacta de nuestro Hilux, por lo que debemos ser optimistas. Ahora toca analizar lo que nos ha sucedido y tomar buena nota para que no vuelva a repetirse. Seguimos muy motivados y con ganas de afrontar las próximas etapas", afirmaba el piloto de Repsol, MG Seguros, KH-7 y Toyota España.

El próximo obstáculo llegará mañana martes, durante una complicada jornada con salida y llegada a Neom, que incluirá una larga especial de 465 kilómetros. “Será una etapa muy bonita y variada, a orillas del Mar Rojo. Todavía quedan cuatro días, tres de ellos muy exigentes y seguro que pasarán muchas cosas”, vaticina Isidre Esteve.