Esteve Dakar 20 24

Isidre Esteve no ha podido completar la séptima etapa del Dakar 2020, pese a intentarlo con todas sus fuerzas, tanto él como su copiloto Txema Villalobos y el resto del Repsol Rally Team.

Una avería en el turbo de su BV6 ha dado al traste con todas sus ilusiones y les ha obligado a llegar al campamento por carretera, aunque este lunes volverán a  reengancharse a la carrera, dentro de la nueva categoría ‘Dakar Experience’.

El prototipo del ilerdense se ha quedado sin turbo a la altura del kilómetro 150, por lo que se ha visto obligado a detenerse 8 kilómetros después. A partir de ahí, el Repsol Rally Team comenzaba una auténtica odisea con el objetivo de llegar hasta la línea de meta.

“Hemos esperado a los camiones de asistencia rápida del equipo y han intentado remolcarnos, pero era muy complicado porque la arena estaba muy blanda y hemos tenido muchos problemas: eslingas rotas, pinchazos, enganchadas de los camiones en la arena... Una auténtica odisea”, explicaba el propio Isidre Esteve con resignación.

Tras tardar la friolera de 8 horas en recorrer apenas un centenar de kilómetros, y ya caída la noche, desde la organización les ha aconsejado no continuar porque se encontrarían con dunas complicadas, imposibles de pasar en tales circunstancias. De ahí que en el kilómetro 259 hayan optado por dirigirse por carretera al vivac, para reparar la avería, dormir un poco y tomar la salida por la mañana.

Y es que una de las novedades en el reglamento del nuevo Dakar en Arabia Saudí es la posibilidad de utilizar un joker para reengancharse a la carrera al día siguiente dentro de la categoría ‘Dakar Experience’, a pesar de no haber finalizado la etapa anterior. El Repsol Rally Team seguirá, pues, en el Dakar 2020 para afrontar la octava etapa, con salida y llegada a Wadi Al Dawasir y más de 700 kilómetros en total.

Todos los miembros del Repsol Rally Team quieren expresar sus condolencias a familiares y amigos del portugués Paulo Gonçalves y enviarles su máxima solidaridad en un momento tan duro. “Era un piloto muy querido en el campamento y no tenemos palabras para expresar lo que sentimos por su pérdida”, ha comentado Isidre Esteve muy afectado.