KH7 dakar 20

La cara más amarga del Dakar ha golpeado a toda la caravana en el transcurso de la séptima etapa, al día siguiente de la jornada de descanso. El piloto portugués Paulo Gonçalves ha fallecido de resultas de un accidente durante el recorrido de este domingo, entre Riad y Wadi Al Dawasir.

El KH-7 Epsilon Team ha conocido la luctuosa noticia una vez completada la especial de 546 kilómetros, camino del campamento. “Lo que ha pasado es lo peor de esta magnífica aventura”, han lamentado Jordi Juvanteny, José Luis Criado y Xavi Domènech.

“Todos los participantes sabemos que el Dakar es una prueba de alto riesgo, y más todavía los pilotos de motos. A pesar de los increíbles avances con las medidas de seguridad, los deportes del motor entrañan esa posible consecuencia fatal. Todos los que estamos aquí lo asumimos. Paulo era un deportista de élite y asumía que esto podía pasar”, razona el experimentado José Luis Criado, con 30 ediciones a sus espaldas. “De vez en cuando, el Dakar se cobra su tributo y esperemos que éste sea el último”, concluye el copiloto jienense.

En el ámbito estrictamente deportivo, el MAN 6x6 de la formación ha vuelto ha completar la especial sin mayores contratiempos, aunque en tensión continua por las dificultades de pilotaje y navegación entre las dunas, y muy atentos al estado de la mecánica. Tras 7 horas de carrera, Juvanteny, Criado y Domènech han entrado en la 25ª posición, resultado con el que refuerzan el excelente 20º puesto absoluto que ocupa el popular camión naranja en la general. Además, el KH-7 Epsilon Team lidera las categorías de Producción y 6x6.

Este lunes, la octava etapa será un bucle alrededor de Wadi Al Dawasir, de 716 kilómetros (477 cronometrados).