Aitor Zabaleta y Markel Cestafe ganadores de la VIII Subida a Opakua

Éxito absoluto en el reestreno de la Subida a Opakua disputada bajo la organización de la Escudería Agurain con una buena afluencia de público que poblaba las laderas del puerto de Opakua.

En monoplazas la victoria se la adjudicaba Aitor Zabaleta con su Lola BMW certificando también de esta manera la buena puesta a punto de su motor tras los problemas que le han perseguido en las dos temporadas anteriores. La segunda y tercera plaza de los monoplazas las firmaban dos pilotos navarros, Arkaitz Ordoki con Silver Car S2 que clasificaba por delante de Pantxo Egozkue, tercero con Demoncar en las rampas de Opakua.

En turismos el ganador era Markel Cestafe con su Mitsubishi EVO VI que ganaba la prueba gracias al tiempo obtenido en la primera ascensión ya que en la segunda sufría una avería mecánica que le impedía alcanzar la meta. Segundo en el cajón Aitor Ramírez con BMW 320 ST que en la primera maga tocaba una de las chicanes instaladas por seguridad debido al mal estado de un par de zonas de asfalto. Tercero con su Mitsubishi EVO IX Iban Tarsicio completando de esa manera el pódium de turismos.

Como mejor piloto local se clasificaba Rubén Lapuente con Seat León que terminaba en séptima posición justo por delante de otro local,  Egoitz Koroso con Renault Clio Sport a pesar de un pequeño golpe sufrido con la segunda manga con una de las chicanes.

Los ganadores por clases en la VIII Subida a Opakua eran Aitor Zabaleta con Lola BMW en clase 8, Arkaitz Ordoki con Silver Car S2 en clase 7, Aitor Ramírez con BMW 320 ST en clase 6, Markel Cestafe con Mitsubishi EVO VI en clase 5, David Peláez con Citroën AX A1/2 en clase 4, Iñigo Errasti con Clio Sport en clase 3, Aitor Frutos con Clio Sport en clase 2, Rubén López de Guereñu con Citroën Saxo en clase 1 y Rafa Díaz Pulido con Simca Rallye en clase 9 o históricos. El triunfo en la Fórmula Libre correspondía a Ander Corcuera con VW Golf 20 VT.