Yohan Rossel, campeón francés de asfalto en Cevennes

rossel cevennes2019

La temporada pasada probaba suerte en la 208 Rally Cup. Tras ganarla, Yohan Rossel se subía a un Citroën C3 R5 oficial para intentar repetir gesta en el campeonato francés de asfalto. Su temporada, sobresaliente, ha estado marcada por las cuatro victorias obtenidas en las fechas centrales del calendario, permitiéndole soñar con el título.

No arrancaba bien, eso sí, en el Touquet, rally que daba el pistoletazo de salida al curso. Abandonaba y sacaba sólo dos puntos. En la siguiente prueba se aupaba al segundo escalón, superado sólo por Yoann Bonato a bordo de otro Citroën C3 R5, aunque el suyo pertenecía a CHL Sport Auto. Los siguientes cuatro rallyes fueron claves para darle el título: ganaba en Antibes, Vosges, Rouergue y Mont Blanc mientras que Bonato abandonaba en Rouergue y quedaba décimo séptimo en Antibes.

Aquello, seguido por la segunda posición que lograba Rossel en el Rallye Coeur, le ponía muy de cara el campeonato, tanto que le bastaba con terminar en la penúltima prueba. Bonato lo hizo bien en el Criterium des Cevennes, un rallye mítico del campeonato francés que ha visto a los mejores pilotos tanto nacionales como incluso mundiales. El de CHL Sport Auto ganaba, pero Rossel volvía a ser segundo, asegurándose el título de campeón francés de asfalto a falta de disputarse aún el Rallye du Var.