Sébastien Ogier se reencuentra con la victoria, pero es Tänak quien lidera el mundial

ogier rallymexico3 2019

Tras el fiasco de Suecia, Sébastien Ogier (Citroën C3 WRC) vuelve a ganar.  Y lo ha hecho en uno de los escenarios más difíciles del calendario, en México, donde la dureza del terreno le ha pasado factura a la mayoría de pilotos prioritarios. Pinchazos, averías, la cita mexicana ha vuelto a demostrar ser un rally donde la victoria se rifa muy cara.

Sigue siendo el rey. La sensación que dejó el galo durante el fin de semana fue de dominio. Sólo Kris Meeke (Toyota Yaris WRC), hacia el ecuador del mismo, pudo discutirle el liderato a Seb, aunque la fortuna del británico fue breve - terminó a seis minutos de la victoria tras encontrarse con problemas. También Elfyn Evans (Ford Fiesta WRC) lo hizo de sobresaliente, pero una vez más, como acostumbra, fue Ogier quien controló el tempo del rally. Al vigente campeón del mundo, imbatible desde la era Volkswagen, le han bastado 300 kilómetros para reengancharse en la pelea por el mundial.

Ott Tänak mantiene el liderato. Su segundo puesto en México, unido a la victoria en Suecia y al tercer puesto en Monte-Carlo, le ayuda a situarse como líder del mundial de rallyes. El piloto de Toyota viajará a Córcega como el mejor colocado de la general. Tendrá el reto de mantenerse arriba en la casa de Sébastien Ogier y de Sébastien Loeb, los dos pilotos más laureados de la historia moderna de los rallyes.

Hyundai sin un papel relevante. Los coreanos no tuvieron un fin de semana agradable. Ni Dani Sordo, ni Thierry Neuville ni Andreas Mikkelsen pudieron cerrar un buen rally. El español, que iniciaba el fin de semana en los puestos de arriba luchando, incluso, por ser líder, tuvo problemas en su vehículo y terminó retirándose para tener que atenerse al Súper Rallye. Suerte similar corrió Mikkelsen, que abandonaba tras golpear una roca. El mejor parado fue Neuville, cuarto al final, aunque lejos en tiempo de los puestos de cabeza.

Benito Guerra hace historia en su país. Con su victoria en el WRC-2 a bordo de un Skoda Fabia R5, el piloto mexicano logró alzarse como ídolo local al batir a algunos de los mejores pilotos de la especialidad. Segundo fue Marco Bulacia (Skoda Fabia R5) y tercero Alberto Heller (Ford Fiesta R5).