Sordo prueba el Mini en Cerdeña

Procedente de Noruega donde participó el fin de semana en un Motor Show organizado por los hermanos Solberg, Dani Sordo llegó ayer a la isla de Cerdeña donde el equipo Prodrive llevaba una semana probando el Mini Countryman WRC con el norirlandés Kris Meeke.

 

http://www.rallyes.net/wp-content/uploads/2010/12/sordo-mini3.jpg


Enfundado en un mono blanco y con casco negro, el expiloto de Citroën tuvo su primer contacto con el que pueda ser su nueva montura la próxima temporada en una carretera de asfalto. Receloso de las cámaras fotográficas, Sordo realizó un exhaustivo trabajo y al final de la jornada se mostraba muy contento, casi radiante.
Relajado, en su hotel antes de cenar Dani Sordo comentaba: “Kris me dijo que el coche iba muy bien, pero debe hacer tiempo que no se subía en un World Rally Car… . El coche no va mal, pero en Citroën cuentan con la experiencia de haber puesto casi todos los elementos mecánicos de un C4 en el nuevo DS3 y eso se nota. Lo que más me ha sorprendido del Mini al sentarme ha sido tener un parabrisas casi recto y no inclinado como se estila. No es que la vista lateral sea muy ‘racing’, pero va bien. Aunque la evolución de motor no es la definitiva, queda mucho por mejorar en ese sentido, aunque quizá sea porque con la aureola de BMW yo esperaba más”.

 

 

Sordo ha intercambiado sus opiniones con David Lapworth, el máximo responsable técnico de Prodive y un viejo conocido de Carlos Sainz. “Se me ha hecho raro ponerme un mono ignífugo que no fuera de Citroën. Aquí no soy uno más, la gente me ha escuchado y ha cambiado cosas como la dirección, barras, etc y los tiempos por la tarde han mejorado mucho. Creo que si les digo que me pusieran el coche boca abajo lo harían sin rechistar”, comentaba el cántabro.

El Mini Countryman WRC ha mostrado su evolución, si bien en las curvas lentas todavía se nota la falta de desarrollo, no así en las rápidas. Hoy Sordo tendrá contacto con la tierra dando por la tarde finalizada su primer contacto con el que puede ser su nuevo coche. “Me han llamado de Citroën para ver cómo va y en Prodrive me piden que les cuente más del DS3. Yo solo les doy indicaciones del camino a seguir. Creo que no sería justo desvelar el trabajo realizado con la marca francesa”.

 

 

En cuanto a su decisión final todo apunta a que Mini será su equipo. “En Ford bajaron su oferta a medio millón de euros para toda la temporada, pero no me llaman. Casi prefiero tener una novia algo más fea, pero que me quiera”.

 

 

Fuente: Rallyes.net