Naniroma dakar 2018

Nani Roma ha sido hoy uno de los damnificados en la segunda etapa del Dakar. El piloto de Mini X-Raid Team se quedó atrapado en una duna en el primer ‘waypoint’ del especial de 267 km con salida y llegada en Pisco.

Cuando junto con su copiloto Álex Haro lograron sacar el coche con la ayuda de palas y planchas, se habían dejado ya más de diez minutos. “No ha sido un día muy bueno para nosotros. Sinceramente, no era el inicio que esperábamos”, reconoce el piloto catalán que acabó la etapa como decimocuarto, a 22 minutos y 31 segundos del ganador, Cyril Despres (Peugeot). En la general es undécimo, a 20:48 del francés. 

“Nos han pasado muchas cosas durante todo el día. La primera es que he cometido el error de frenar en la bajada de una duna y se me ha calado el coche. Nos hemos quedado plantados y hemos necesitado bastantes minutos para sacarlo. Luego hemos dado de frente, bastante fuerte, con la duna y hemos tenido que parar a reparar el capó”, añade el de Folgueroles. 

Nani Roma conoce bien el Dakar y sabe que la carrera es muy larga y cada día es diferente. Y está acostumbrado a encajar los días malos. “Hemos tenido bastante de todo, pero estamos vivos, seguimos aquí y eso es lo importante”, dice. 

“La carrera ha sido muy dura, con un especial muy complicado de muy difícil navegación. No era fácil encontrar los ‘waypoints’. Pero aparte de estos pequeños inconvenientes que nos han hecho perder mucho tiempo, todo está bien. Mañana hay más carrera y seguro que será mejor”, concluye Roma.