A pesar de pasar desapercibido la prueba belga debido a todo el tumulto provocado en la Fórmula 1 se ha demostrado de nuevo que no solo del “gran circo” vive el automovilismo. Sobre todo si en una prueba de una categoría “menor” como es el Intercontinental Rally Challenge nos deja un espectáculo tan bonito como el que hemos podido ver durante el fin de semana en el Rally de Ypres.

Muchos eran los pilotos candidatos para llevarse la victoria, pero tan solo uno, Freddy Loix, pudo conseguirla. El piloto belga completó de esa manera su sexta victoria en unos tramos que se conoce al dedillo y en los que ni un fortísimo Kris Meeke le pudo desbancar del liderato. El irlandés estaba a tan solo seis segundos cuando sufría una espectacular salida de carretera de la que afortunadamente salía sin ningún rasguño físico, aunque con la moral un poco tocada después de ver que el titulo se le aleja cada vez más.

 
Buen rally para Jan Kopecky y sobre todo Thierry Neuville que completaron el podio tras el imbatible Loix. Destacar que en un rally como este, en el que las altas medias de velocidad solo se ven diezmadas por las numerosas curvas de ángulo recto que hay después de las rectas, los accidentes tuvieron gran importancia. Entre ellos el más espectacular es el de Tsjoen que cuando estaba llevando su 207 S2000 prácticamente al límite se empotraba en el jardín de una casa dejando el Peugeot completamente destrozado. Espero que os guste.

Fuente: racingpasion.com