Tirreno, el rally que se corre de madrugada

riolo tirreno2017

Cuentan los más mayores que antaño se corría de noche. Que una etapa podía disputarse en gran parte durante la madrugada. Rallyes de resistencia, con el manto negro como única compañía durante kilómetros en los que, de vez en cuando, los flashes de las cámaras de fotos bañaban intermitentemente la carretera. El Rally del Tirreno, a pesar de no tener gran fama fuera de Italia, es una prueba continuista de aquella época.

Quienes seguimos asiduamente el campeonato italiano de rallyes y algunas de sus citas regionales conocemos bien este Tirreno. Acostumbra a celebrarse en horario distinto al resto. Esta edición arrancó poco antes de la una de la madrugada y terminó poco después de las diez de la mañana. Se corrió, pues, totalmente de madrugada. La lista de inscritos no defraudó, animándose a tomar la salida un total de noventa y cuatro pilotos. Giuseppe Nucita con un Hyundai i20 R5, Marcello Rizzo con un Peugeot 208 T16 R5, Danilo Novelli con un Ford Fiesta R5 y 'Toto' Riolo con un Skoda Fabia R5 fueron la atracción principal.

El dominador claro de la prueba fue éste último, imponiéndose a sus rivales por más de un minuto con la unidad que llevaba el francés Pierre Roché la campaña pasada. Marcello Rizzo y Danilo Novelli lucharon por la segunda plaza, intercambiándose sus posiciones en el ecuador del rally y manteniéndose muy cerca el uno del otro. En la pomada estuvo también Nucita hasta que tuvo que retirarse en el enlace que unía la cuarta especial con la quinta.

Pocas dudas hay respecto a que Riolo está viviendo una segunda - y dulce - juventud, evolucionando muy rápido en sus monturas y haciendo rallyes muy consistentes. Rizzo sería quien se adjudicara la posición de plata finalmente tras una gran remontada por tan sólo cinco décimas de segundo sobre el piloto del Ford Fiesta R5. Paralelamente a la general se disputó la Clio R3T italiana, donde ganó Bartolomeo Bistretta.