Brice Tirabassi, un conocido en el JWRC y el CERT, vuelve a las carreras siete años después

tirabassi clios1600 2003

Aquel 2003 fue un año curioso. En el mundial junior se dejaron caer pilotos como Salvador Cañellas hijo, Guy Wilks o Marcos Ligato. Pilotos que hoy tienen una cierta relevancia a nivel continental y que incluso, en el caso de Ligato, han estado compitiendo hasta hace unos meses. Tirabassi decidió colgar los guantes a finales de 2010, tras abandonar en el Rallye du Var.

En 2009, siete años después de proclamarse campeón del mundo junior, corrió nuestro nacional de tierra con un Subaru. Ganó en Palma del Río, cita inaugural del curso, y en Cábanas. Venía de hacer tímidas incursiones en el hoy extinto IRC (Intercontinental Rally Challenge, un certamen creado por Eurosport, la antesala del ERC actual), compaginándolo con algunas pruebas como piloto Subaru oficial en el WRC y participaciones en Francia.

En 2018 se pondrá a los mandos de un Hyundai i20 R5 dentro de la estructura del equipo de Stephane Sarrazin. Su temporada arrancará en el Rallye Terre des Cuasses. "¡Estoy muy feliz de volver a competir! Ya tenía la idea el año pasado, pero quería un programa completo, en buenas condiciones. Fue Jean-Jacques Renucci, mi antiguo copiloto, quien me dirigió hacia Sarrazin Motorsport. La sensación fue buena y me sedujo la idea de pilotar el Hyundai i20 R5. Mi último rally fue en 2010, pero no vuelvo por el simple placer de pilotar".