Sobresaliente para José Javier Pérez en el Rallye Du Var

jjperez1 rallymadrid2017

Viajar a Francia cuesta. Cuesta porque, detrás, hay un esfuerzo encomiable, una temporada bordada y una mochila cargada de experiencia. Y cuesta porque, además, sabes que allí el nivel es muy grande. Y a veces puede dar vértigo colocarte en la fila de vehículos donde, entre otros, se encuentra uno de los mejores Junior italianos.

A pie de pista el nacional francés de asfalto es calmado y respetuoso. En lo negro, sobre el alquitrán, la cosa cambia. Todo se vuelve profesional y se olvidan las apariencias: nadie quiere sobresalir. Ahí, entre pilotos de renombre y chavales inexpertos, José Javier Pérez y Alberto Espino tomaron la salida a bordo de su ya habitual Renault Clio R3T, sucesor del Dacia Sandero que les llevó en volandas en la Copa homónima la temporada pasada.

El Var, cabe destacar, es el rally más bonito y más difícil del país vecino. O, como poco, uno de los más complicados de negociar. Desde hace muchos años es una especie de meca para penitentes: quienes van, lo hacen por amor al deporte y sabedores de que van a sufrir. Es el encanto del Rallye du Var, el fin de fiesta del campeonato nacional de asfalto galo.

La gesta de José Javier comenzaba bien, colocándose el valenciano en una sorprendente cuarta plaza del Clio R3T Trophy francés. Sorprendente porque desde temprano iba a estar peleando de tú a tú con pilotos locales avezados en el manejo de su misma montura y de otras superiores. En España, quizá, los nombres de Cédric Robert y de Florian Bernardi suenen de poco, pero unos kilómetros más arriba son pilotos vanagloriados por la afición.

Y no digamos Michele Tassone. El italiano, vencedor del campeonato junior de la bota en 2015, iba a estar hasta el último momento por detrás del español. Y Tassone no es novato en esto de las carreras: no contento con arrasar en el trofeo junior, bordó varias actuaciones a bordo de un Peugeot 208 T16 R5 (de P.A. Racing) durante la campaña nacional siguiente.

jjperez2 rallymadrid2017

Los tramos pasaron como suelen pasar, esto es, perezosos para quien los sigue a distancia y tensos para quien los tiene que recorrer. La dupla Pérez / Espino se mantuvo orgullosamente a rebufo del podio hasta que, tras el sexto tramo, pudieron dar el salto al bronce. La segunda pasada por Collobrières les brindó un segundo puesto en la especial, con la renta suficiente sobre Damien Tozlanian como para superarle en la general.

Pero ahora quien despertaba era Tassone, remontando a los españoles casi toda la ventaja que llevaban. Al inicio del último día les ganaría el podio por apenas una décimas. Fue en el siguiente tramo cuando tuvieron que despedirse de lo que estaba siendo una actuación ejemplar. Una salida de pista les dejó K.O. Aunque lograron llegar a la asistencia, decidieron retirarse porque no se estaban jugando nada.

Aún así la actuación de José Javier Pérez y de Alberto Espino fue destacable cuanto menos, peleando todo el fin de semana con pilotos muy rápidos y llegando a colocarse en el podio de un complicado Rallye Du Var.