Bryan Bouffier se erige soberano en los montes de la Costa Azul

bouffier antibes2018

Bryan Bouffier (Hyundai i20 R5) ha regresado al campeonato francés de asfalto para dejar huella. En la semana grande de la Costa Azul, coincidiendo el mismo fin de semana y a escasos kilómetros el festival de cine de Cannes y el Rallye d'Antibes, el piloto de Drôme se impuso a Yoann Bonato (Citroën C3 R5) para rebasarle en la general por apenas cuatro puntos.

Si hablamos de rallyes espectaculares, Francia tiene varios. Uno de ellos es este. Su rutómetro recorre alguno de los tramos más importantes del Rallye de Monte-Carlo. Como ejemplo más destacado está el mítico Turini. Para los pilotos nacionales supone una ocasión única, junto con el Rallye National Grasse Fleurs et Parfums, de recorrer el mismo asfalto que los del mundial de rallyes.

Quizá por ello tanto Bryan Bouffier como Yoann Bonato y como Giandomenico Basso (Hyundai i20 R5) partían con relativa ventaja. Fue Bonato el primer líder de la cita, pero no pudo hacer válido el crédito. En el quinto tramo se salía de pista y perdía más de cuarenta segundos. Bouffier agarraba entonces el liderato, haciéndolo bueno hasta el final y firmando un gran rally que le aupa de nuevo a la primera plaza del campeonato. Tercero acabó Basso.

Fuera del podio se quedaron Pierre Roché (Skoda Fabia R5) y Quentin Giordano (Hyundai i20 R5), cuarto y quinto respectivamente. Mención merece también Patrick Rouillard (Porsche 997 GT3), quien volvió a colarse entre los R5 en un meritorio noveno puesto final. Asimismo Nicolas Ciamin con el Abarth 124 Rally firmó un buen fin de semana, terminando duodécimo a menos de cuarenta segundos del Porsche ex-Gilles Nantet.

En lo tocante a la 208 Rally Cup, victoria para Yohan Rossell por 45 segundos sobre Hugo Margaillan. Lidera la copa monomarca de Peugeot al haber ganado las dos únicas rondas celebradas.