Vincent Verschueren sucede a Freddy Loix en Bélgica

verschueren condroz2017

Acabado el Rallye du Condroz, última prueba del campeonato nacional belga, hay al fin un sucesor de Freddy Loix. Campeón en 2016 (y en 2015, 2014 y 2013), Fast Freddy dejaba un hueco y una incógnita sobre quién agarraría su testigo. El hueco lo han ocupado los dos luchadores del año, Princen y Verschueren, manteniendo una bonita lucha hasta el final. El testigo lo ha recogido el segundo, sentenciando el título con el bronce en la cita final.

El bronce, precisamente, es algo que Verschueren conoce bien. Ha sido tercero de la general del nacional belga hasta en cuatro ocasiones. La regularidad siempre fue su punto fuerte y este año, al fin, pudo resarcirse tras tanto tiempo viendo la decisión de títulos desde detrás. No ha sido quien más rallyes ha ganado - Princen, a quien la regularidad no le suele acompañar, ha ganado cuatro pruebas, incluida la última, por las dos vencidas de Vincent.

Ahí, y en la superioridad de los Skoda Fabia R5, reside el secreto del campeonato de Verschueren. La marca checa sigue con su hegemonía en el epicentro de la Unión Europea, extendiendo de nuevo su historial de champanes descorchados gracias al nuevo campeón y también al subcampeón, pues Kris Princen cambiaba antes del inicio de la campaña su habitual Peugeot 208 T16 R5 (por problemas con Peugeot Belux, de quien hasta el año pasado era piloto oficial) por una unidad igual a la de Verschueren.