Cédric Cherain bate a Kris Princen y a Kevin Abbring en Spa

cherain sparally2017

Con el Spa Rally ha quedado claro algo que, sobre papel, ya se sabía: Kris Princen, Kevin Abbring y Cédric Cherain son los máximos aspirantes a suceder a Freddy Loix en su trono ahora vacante. Los tres pilotos ocuparon las posiciones de cabeza durante todo el rally y dejaron muy claro que, para ponerles en aprietos, habrá que correr mucho. Cherain, con un Citroën DS3 RRC, golpeó primero tras los abandonos de Princen y de Abbring.

El idilio de Cherain con la marca de los chevrones sigue escribiendo su historia. Tras la gran temporada que hizo en 2015 con la versión R5 del DS3 y tras un 2016 intermitente donde sólo con el Skoda Fabia R5 pudo brillar, Cédric vuelve a Citroën para intentar alcanzar el campeonato belga. El vehículo con el que disputó el rally este fin de semana perteneció al carismático Felice Re en 2015 y a su hermano Alessandro Re en 2016, entre otros pilotos.

abbring sparally2017

Barro y velocidad, la tónica belga

El nacional belga no puede considerarse un campeonato de asfalto o de tierra como tal. Quizá ni siquiera mixto. Sus tramos suelen estar muy sucios, rotos y suele alternarse el asfalto con la tierra - como sucede en Holanda, un campeonato hermano -, aunque el verdadero protagonista la mayoría de las veces es el barro. Por tanto el Spa Rally ha seguido con esa tónica.

Fin de semana muy difícil para los valientes que se atrevieron a aventurarse en los tramos de la zona de Spa, una región con una tradición automovilística envidiable que está ligada a los rallyes desde el 12 de julio de 1896. La prueba la iba a comenzar liderando Kevin Abbring. El también piloto de Hyundai demostraba su bagaje mundialista a bordo de un Peugeot 208 T16 R5 oficial copilotado por el también piloto Pieter Tsjoen. Kris Princen y Cédric Cherain se mantenían segundo y tercero respectivamente, lejos del holandés.

Pero la suerte les sonreiría cuando un pinchazo sorprendía al del Peugeot en la novena especial, dejándolo fuera de combate. Ello dejaba en bandeja el podio a Princen y a Cherain, que siguieron empujando hasta el final. El primero, Princen, ahora con un Skoda Fabia R5 tras abandonar decepcionado el equipo de Peugeot Belux, sufriría un duro revés abandonando por un accidente en la última especial, cuando aventajaba en 21 segundos al del DS3 RRC.

Cherain se encontraba así con una inesperada y dulcísima victoria que le deja en una posición muy ventajosa en la general del campeonato. En segunda posición, a una friolera de seis minutos, acabó Benoît Allart; tercero fue Vincent Verschueren a siete minutos. Ambos pilotaron sendos Skoda Fabia R5.