Kris Princen: "Hay demasiada política hoy en día y eso va a romper el deporte"

princen politicas 2017

Kris Princen no se ha mordido la lengua. No acostumbra a hacerlo, de hecho. A sus 42 años no tiene nada que callar y menos aún que demostrar. Este fin de semana será uno de los favoritos para llevarse el Rallye van Haspengouw, cita inicial del campeonato nacional belga. Pero antes de ese plato, el principal, ya nos ha dejado un entrante cargado de polémica y de confesiones.

El revuelo lo suscitó su partida de Peugeot Belux. Tras dos años para olvidar, Princen participará este año con un Skoda Fabia R5. La marca del león, en consecuencia, le ha encontrado un peligroso sustituto: Kevin Abbring. Esta también ha sido una decisión discutida, pues Abbring es piloto de Hyundai. Aunque para entender su enfado, el de Princen, hay que remontarse a la temporada pasada. "Hubiera sido más fácil y más barato para nosotros seguir con el 208, pero estaba muy decepcionado por las promesas no cumplidas de Peugeot Sportcomentaba el belga al medio DH.be. "Y aún me sorprendería que hagan milagros este año". 

Kris se las tendrá que ver en el Haspengouw, además, con Vincent Verschueren, un piloto que ya se ha adaptado al Skoda Fabia R5 y que comienza a ir muy rápido. "No hay que subestimar a Vincent Verschueren. Ni a Kevin Abbring, un piloto de tamaño mundial que hará todo lo posible por ganar". Para este último, además, ha dejado algún recado respecto a la situación que tiene con Hyundai y Peugeot simultáneamente. "Sí, es difícil de entender. Yo podría pedir a Wim Doms, responsable del programa de Peugeot en Bélgica, que nos ayude si pongo un gran león en mi Skodaironizaba. "Yo no recibo ni un euro (de Skoda). Me dijeron que iban a ayudar a un piloto joven... me resultó difícil creerlo cuando supe que habían optado por ayudar a Achiel Boxoen, un piloto con una maleta enorme".

princentest fabiar52017

A raíz de ello, recuerda también su pasado en Renault. "A mi, cuando yo era piloto oficial en el Mégane, me pagaban por correr. Y no me hacían creer que los patrocinadores no tienen presupuesto para sacar el coche. Eso es ridículo. En este sentido Skoda y Peugeot son dos bonitas ocasiones perdidas para nuestros jóvenes. Asimismo Hyundai apostó por Neuville en el Ypres, así que perdemos también un coche y a Guillaume Dilley".

Por último, ha valorado las políticas que rigen el mundo de los rallyes y que tan cuestionadas están siendo en las últimas semanas. "Hay demasiada política hoy en día y eso va a romper este deporte. He dejado de tratar de entenderla. Lo que está sucediendo ahora es un golpe en la cara para Herman, Dilley, De Ridder y otros. Si yo estuviera en su lugar, estaría muy decepcionado e intentaría correr en el extranjero. Sin entusiastas ricos como Johan Gitsels, Peter Kaspers o Gaby Goudezeune no hay campeonato. Y eso es muy triste".