El campeonato belga arranca sin World Rally Cars y sin Freddy Loix

princen ypres2016

Los aficionados belgas más jóvenes no concebirán aún un campeonato nacional sin Freddy Loix, el héroe nacional. Experimentado, rápido y cordial en el trato, Fast Freddy colgó los guantes al final de la temporada pasada para dedicarse a la publicidad de Skoda, la marca con la que más ha corrido y que le ha acompañado en los últimos años. Se abre, pues, un horizonte incierto, donde quizá Kris Princen y Kevin Abbring son los principales favoritos para suceder al rey.

La bonita ciudad de Landen acoge este fin de semana la prueba que servirá de apertura para el campeonato nacional belga de 2017. Con una inscripción de 58 pilotos en el apartado de velocidad nacional y 140 kilómetros cronometrados, el Rallye van Haspengouw promete ser un inicio de temporada realmente interesante donde, no obstante, faltan tres nombres: el del mencionado Freddy Loix, el de Cédric Cherain y el del espectacular Timothy van Parijs.

En esa lista de inscritos tampoco puede verse ningún World Rally Car. La federación belga de automovilismo ha guillotinado esta categoría, la más alta de la FIA, y la ha sustituido por los R5. La sanción a Chris Van Woensel parece que ha hecho mella en la moral de los participantes belgas y hasta Benoit Allart, conocido por su Skoda Fabia WRC, ha decidido cambiar a la moderna versión R5 del modelo checo.

abbring 2017deco

Será uno de los pilotos a tener en cuenta aquí, pues ya sabe lo que es liderar un rally del campeonato. Se las tendrá que ver con Kevin Abbring, que ha confirmado que estará en todas las citas del nacional con Peugeot Belux, y que posiblemente esté copilotado por Pieter Tsjoen, uno de los pilotos más rápidos y veteranos del certamen y con quien ha fraguado una buena amistad. Otro piloto muy a tener en cuenta es Kris Princen, ex-piloto de Peugeot Belux y que este año pilotará un Skoda Fabia R5 tras una desastrosa temporada 2016 plagada de infortunios.

En 2017, al menos de momento, no veremos a Patrick Snijers. En 2015 intentó algo novedoso, correr con un Porsche 911 GT3, pero el resultado no fue el esperado y tuvo que hacer una pausa en su carrera deportiva. Quizá lo más cercano a Snijers que correrá el Rallye van Haspengouw será Guino Kenis con el Mini JCW RRC que pilotó hasta 2013, antes de que dicha unidad se marchara a Francia con el kit WRC a las manos de Jose Barbara.

Incierto es, por tanto, el devenir del campeonato belga. La primera ronda arranca este lunes. El Haspengouw servirá para tener un primer boceto de los que serán sus protagonistas.