Kris Princen se lleva la cita inaugural del campeonato belga por apenas un segundo

princen haspengouw2018

La primera fecha del campeonato nacional belga se ha resuelto por apenas un segundo. Vincent Verschueren (Skoda Fabia R5) protagonizó una casi remontada épica tras penalizar treinta segundos al cortar demasiado una de las curvas en la primera pasada por Heers. Kris Princen (Skoda Fabia R5) pudo defender el liderato en un tramo final de infarto donde lograba el mejor tiempo.

Landen y su Rallye van Haspengouw fueron testigos y artífices de la apertura del curso belga. Enclavada en Flandes, la ciudad y sus alrededores deben su reputación en parte a las espectaculares rutas ciclistas que la rodean. Aquellas clásicas, para los amantes de la bicicleta, son un referente claro a nivel mundial. Como consecuencia, algunas de esas rutas son reutilizadas en los rallyes que se organizan en aquel contexto. Tanto es así que uno de los puntos más famosos del Haspengouw es un pequeño tramo de pavés sobre el que los vehículos pierden casi todo el gip. Y, como no podía ser de otro modo, la belleza y la rapidez son dos de sus mayores características.

Con 156,91 kilómetros y 47 inscritos tanto dentro del nacional típico como dentro del nacional histórico, el Rallye van Haspengouw arrancaba bajo un clima propicio para la buena competición. Cherain (Skoda Fabia R5), Princen y Verschueren, éste último vigente campeón, partían como favoritos para salir de Landen como líderes de la general. A ellos se uniría Guillaume de Mevius (Peugeot 208 T16 R5), metido de lleno en la pelea durante el primer cuarto del rally.

Un accidente de Cédric Cherain que le obligaba a abandonar y el tremendo ritmo impuesto por Verschueren y por Princen pasado el ecuador de la cita terminarían abriendo hueco entre el piloto de Peugeot y la pareja de pilotos de Skoda. El último bucle terminó siendo una guerra de guerrillas, donde cada tramo se decidía por unas décimas de segundo.

Vincent Verschueren, enrachado tras encadenar ocho scratch seguidos, ganaba un liderato efímero por apenas dos décimas de segundo justo antes del tramo final. Ahí, Kris Princen arriesgó más que Verschueren y pudo recuperar el primer puesto por tan sólo un segundo. Así, Princen salía como campeón y primer líder del nacional belga gracias a un tramo final a sprint tras aguantar el chaparrón de segundos que logró recortar Verschueren. Como sucede en aquellas clásicas ciclistas.

imprezawrc haspengouw2018

El estigma de los World Rally Cars

Además de la igualdad impuesta entre Princen y Verschueren, la otra gran noticia del fin de semana en Bélgica ha sido la corta lista de inscritos dentro del nacional. Se echó de menos a los pilotos de World Rally Cars que daban diversidad cromática a los tramos. Marc Timmers (Subaru Impreza S10 WRC), copilotado por Peter Kaspers (copiloto habitual de Kris Princen), fue el único exponente de la máxima categoría ralística.

Se echó de menos especialmente a Chris van Woensel, que tampoco estuvo presente cuando este Rallye van Haspengouw cerró la temporada pasada. Su Mitsubishi Lancer WRC de 2005 se dejó ver sólo en el Ypres y en el Short Rally van Kasterlee, en éste haciendo las labores de vehículo de seguridad. Tras la sanción impuesta a van Woensel en 2016 después de vencer el Omloop van Vlaanderen, el mítico piloto belga decidió abandonar el nacional en beneficio de participar en pruebas de índole regional y en Francia y Holanda, país hermanado automovilísticamente con Bélgica.

Tampoco el resto de la inscripción fue algo que pueda considerarse excelente. En comparación, la edición de 2016 obtuvo 70 pilotos inscritos dentro del nacional. La crisis europea y las políticas federativas restrictivas (impuestas, parece, a ejemplo de las francesas) están estigmatizando y minando las listas de inscritos del campeonato belga.