wrc

Aquí podrás seguir toda la actualidad relacionada con el Campeonato Mundial de Rallyes


 

 La victoria es especialmente dulce para Loeb, el líder del equipo Citroën Total, pues marca el final de la era de los world rally car de dos litros con el triunfo 36 para el Citroën C4 WRC. Loeb y su copiloto Daniel Elena quitaron al Citroën privado Petter Solberg la ventaja del rallye en la competición del sábado, y finalizan a 19.1 segundos por delante del noruego, después de aumentar la distancia en los cuatro tramos del domingo.

El piloto de Mitsubishi Araujo consigue unos resultados estupendos, incluyendo tres victorias, dos segundas posiciones y una tercera posición en P-WRC. Y cuando Patrik Flodin rompió una llanta de su Subaru Impreza en el segundo día en Gales, el título era para Araujo. Veinticuatro horas más tarde lo conseguía.

 

 

Con un Skoda Fabia S2000, Mikkelsen lideraba desde la primera Súper Especial del jueves por la noche en la bahía de Cardiff y no tuvo rival. “Es un gran resultado y cuando Ketomaa dejó de presionar fue todo más fácil”, comenta el noruego de 21 años.

Por detrás, Pons adoptó una estrategia con riesgos mínimos a lo largo de la prueba para sumar los puntos necesarios para el título de S-WRC con su Ford Fiesta S2000 del equipo Nupel Global Racing.

 

Después de una pasada sin problemas en la corta especial de Sweet Lamb (TC6) Latvala llevaba 4.5 segundos de ventaja sobre sus rivals en el repetido tramo Myherin. Pero un pinchazo en la rueda trasera izquierda a 5km de la salida ha significado para el piloto del Ford Focus caer a la sexta posición.

Mikkelsen, que ha aprovechado la plaza dejada por Martin Prokop para poder participar en Gales, fue el más rápido en la Súper Especial de la noche del jueves, toda sobre asfalto y en la Bahía de Cardiff, y ha mantenido su ventaja a lo largo de los seis tramos de tierra de que ha constado la jornada de hoy viernes, y ha conseguido una renta de 32,8 segundos de cara a los dos días restantes.

Latvala bajó a tercero en el TC3, después que al volante de su Ford Focus RS atravesara uno de los acuaplanings del tramo. “Estábamos en el segundo y se mojó el motor”, comenta. “Después venía una subida y perdimos tiempo porque el motor no iba al cien por cien. Ahora está bien, pero tardó 500 metros en recuperarse”.