Ogier, el campeón con menos scratch de la historia

Ogier Portugal 2017

Ya es pentacampeón del mundo. Sébastien Ogier se aseguraba este fin de semana su quinto título tras acabar tercero en el Rallye de Gran Bretaña. Con apenas dos victorias en toda la campaña, el francés no necesita viajar a Australia para levantar el trofeo. Con todo, este 2017 ha sido su año menos exitoso de sus últimos cinco - y, aún así, ha vuelto a ganar prematuramente.

Veintiuno. Ese es el número de scratch totales marcados por Ogier este año. Apenas un 10,10% de los tramos que ha disputado. O, lo que sería lo mismo, Seb ha ganado uno de cada diez tramos. Menos de dos tramos por rally. Una cifra muy baja - la más baja de la historia - para un, a pese a todo, campeón con un rally de anticipación.

No obstante ha acabado en nueve ocasiones (de doce) en el podio. Quizá no haya sido el más rápido, pero sí el más consistente. Cuenta con un sólo abandono, el cosechado en Finlandia, que daba alas a Thierry Neuville (Hyundai). El belga terminaría encajando varios malos resultados que, en tan sólo tres pruebas, le hicieron pasar de ser líder de la general a perder matemáticamente toda opción de cambiar la tendencia de los últimos cuatro años.

Ogier, en 2013, fue el campeón con mejor rating de scratch. En aquella, su temporada de debut a lomos de un World Rally Car oficial, retuvo 109 mejores tiempos. En lo relativo a porcentajes sobre el total de tramos disputados correspondió a un 45,42%. Así pues, Sébastien Ogier ha sido el mejor y el peor campeón de la historia del mundial de rallyes. Algo curioso, sin duda.