Loeb, impresionado con el C3 WRC, podría hacer un test más sobre tierra

loeb c3tarmactest

Durante la jornada de ayer tuvo lugar el test que Citroën había programado con Sébastien Loeb a bordo del C3 WRC. El nueve veces campeón del mundo se puso por primera vez a los mandos de un World Rally Car moderno, logrando al final del día los resultados que estaba buscando. La mañana estuvo marcada por la lluvia, lo cual dificultó que el alsaciano ganara feeling a ritmo normal.

"La sensación sobre asfalto al final fue que iba muy rápido. No tengo muchos coches con los que compararlo, pero comparado con los viejos WRC todo es un poco mejor" reconoció Loeb. "El 'feeling' fue muy bueno. Era impresionante cómo de rápido es en las curvas rápidas comparado con un WRC antiguo".

Para Seb, mejorar la manejabilidad del Citroën sobre lluvia sería positivo. Sobre asfalto seco aseguró que es un coche rápido y fácil de pilotar. La prueba tuvo lugar en la región francesa de Moselle y, para la ocasión, estuvo también Daniel Elena, copiloto inserparable de Loeb desde prácticamente sus inicios. Ambos proporcionaron mucha información a los ingenieros de la escudería de los chevrones.

Yves Matton confesó a wrc.com que "sería interesante tenerle en una sesión de test sobre tierra", pero que no será fácil por los compromisos que tiene Loeb en rallycross y en cross country. "Lo que él hizo esta mañana fue muy interesante y de mucha ayuda incluso si tenemos lluvia en Alemania debido a la falta de lluvia que tuvimos allí durante nuestros test. Ahora tenemos que mirar la previsión de la próxima de cara para saber si podremos usar toda esa información. Pero su aportación fue muy interesante y sus conocimientos técnicos nos ayudaron mucho" puntualizó el propio Matton.

Loeb, por su parte, ha negado que esto sea el principio de su regreso al mundial de rallyes. Asegura que no hay ningún plan para su futuro.